Jueves, 20 de Noviembre de 2014 |  19:27 hrs.
politicatandil.com | Locales
OPINION - JUAN PERONE

Y resulta que sí había terrenos fiscales

Apenas horas después que se diera a conocer el Programa de Viviendas presentando por Nación el intendente Miguel Lunghi salió a los medios de comunicación a ofrecer terrenos fiscales municipales. Claro que lo hizo con una condición: el Municipio los cedería una vez agotados los predios puestos a disposición por el Gobierno nacional (27 hectáreas en el Ejército) y el provincial.

 por Juan Perone  | 18/06/2012 Descargar nota en PDF

La celeridad del jefe comunal para salir con su anuncio reveló más de una virtud comunicacional.  La primera de ellas: que entiende, como pocos, cómo funciona la cosa mediática.  Festejó la medida antes que el Peronismo local abriera la boca y se “subió” activamente a la buena noticia no dejando margen para la crítica de la oposición.

La segunda: hizo su aporte al Programa de una forma tal que se aseguraba que no iba a tener que desembolsar lo que ofrecía.  Puso a disposición terrenos municipales pero remarcó que los entregaría una vez agotados los nacionales y los provinciales. En otras palabras: nunca los tendrá que entregar porque Nación, solamente, tiene 27 hectáreas en la zona del Ejército para entregar al Programa.

Claro que si el jefe comunal puede trazar su estrategia sin tropiezos y con amplias libertades, en parte, es porque del lado de los medios no existe una vocación profunda de marcarle sus contradicciones.   Porque fueron mayoría, en su momento, los medios que cubrieron las reiteradas gestiones de Mujeres sin Techo para adquirir predios del Municipio a valores razonables.  Tan reiteradas como las negativas de la Comuna, la que por entonces aseguraba que no había tierras municipales y sólo ofrecía las manzanas ya parceladas de Movediza dispuestas para el Plan Federal.  Cabe recordar que hasta ese reclamo, un “sin nombre” del Gobierno arrendaba ese predio a un sojero fantasma y nadie sabe desde cuándo lo hacía.

En su momento, Cacha Cena, referente de Mujeres sin Techo, quien intentaba que el Municipio les vendiera las parcelas ociosas ubicadas en distintos puntos de la ciudad, dijo tras reunirse con el actual presidente del Concejo, Juan Pablo Frolik: “volvimos a ser discriminados, porque nos dicen que los otros terrenos (Villa Italia, Villa Laza, Villa Del Parque, entre otros) no son para nuestra gente, para obreros, la gente obrera tiene que ir a urbanizar la zona de Movediza, esas son las palabras del Ejecutivo”.

Tal vez los medios no se acuerden tampoco de una propuesta de la Junta Promotora de Solidaridad e Igualdad quienes requerían del Municipio un predio para un proyecto de viviendas.  “En esa oportunidad, le acercamos al secretario de Nicolini el proyecto para que el Municipio lo trabaje ya que habíamos localizado una gran cantidad de terrenos fiscales y 2 hectáreas de una empresa disuelta que le debía a la Municipalidad y estaba dispuesta a pagar la deuda entregando esas 2 hectáreas en la zona de Villa Laza.  Nunca nos respondieron”, explicó Sandro Trigilia, uno de los propulsores de ese proyecto.

Pero no son los únicos casos.  Los Docentes para la Vivienda tuvieron que salir a comprar predios privados porque la Comuna reiteraba incansablemente que no tenían terrenos municipales.  Y así con diversas organizaciones que han pretendido obtener de la Comuna una parcela a cambio de un pago razonable que es mucho decir en una ciudad donde los valores inmobiliarios no tienen relación alguna con los ingresos de los trabajadores.

Sin embargo, cuando la oportunidad mediática se presenta, no dudan en decir que esos terrenos fiscales existen y que están dispuestos a cederlos.  Las preguntas son varias.  No sólo es natural preguntarse por qué se decía que el Municipio no tenía tierras fiscales.  La otra pregunta razonable es cuántos lotes tiene, dónde y en qué condiciones dominiales.  Esta segunda parte del interrogante es la más interesante porque significaría “transparentar” una situación que manejada “entre cuatro paredes” deja latente más de una irregularidad.

Por alguna razón que no deja de ser ideológica, el Municipio ha decidido que las viviendas sociales deberán hacerse todas, en lo posible, en la zona de La Movediza.  Por alguna razón ha destinado esa zona e intenta preservar otras de construcciones que no garanticen cierta estética de “Tandil soñado”. 

La famosa “medialuna” pobre de Elichiribehety es alimentada  por la misma Comuna en una curiosa contradicción.  Y eso es un problema severo en el corto plazo en el contexto de una gestión que se ha caracterizado hasta la fecha en invertir más en los lugares que más tienen y menos y en los que menos tienen. 

Juan Perone
Descargar nota en PDF


http://www.politicatandil.com/