Rápido de reflejos, el jefe comunal se “subió” al anuncio nacional para la construcción de viviendas a través de créditos hipotecarios flexibles. Además, ofreció terrenos fiscales municipales. Claro que se puso tercero en la cola para asegurarse de que no los tendrá que aportar realmente. Se hizo de la recompensa sin arriesgar una chirola.